Uso de doble catéter ureteral en pacientes con obstrucción e infección del tracto urinario superior

Luis Leandro Borrero Barrientos, Mariano Castillo Rodríguez, María Victoria Labrada Rodríguez, Janet Manzanet Noa, Jorge L del Portal Cárdenas, Dunesky García Sixto, Enrique Larrea Masvidal, Alicia C. Valdés Gómez, Yenier Godoy Duarte

Resumen

Introducción: El manejo terapéutico de los procesos obstructivos del uréter asociados a infección urinaria, así como, el período post-operatorio de ciertas instrumentaciones ureterales, requiere la colocación de un buen drenaje del sistema colector renal y la intubación del conducto ureteral, para lo cual se emplea habitualmente un catéter ureteral doble J, simple J, o un interno-externo. El catéter interno-externo garantiza un drenaje eficiente pero no debe mantenerse por más de 7 a 10 días y el doble o el simple jota no evacuan tan eficientemente las cavidades renales pero pueden mantenerse in situ durante varias semanas o meses, ante esta disyuntiva decidimos colocar una combinación de un interno-externo con un doble o un simple J en la fase
aguda del proceso séptico-obstructivo o del status post operatorio de obstrucciones ureterales,
para aprovechar las ventajas de cada uno y obviar sus desventajas para asegurar ambas funciones.
Material, Método y Resultados: Se hizo un estudio comparativo clínico e imagenológico entre cuatro grupos de pacientes con diferentes tipos de drenaje uretero-renal, entre enero y mayo de 2013: simple jota (n=3), doble jota (n=5), interno- externo (n=6) y combinación de este último con los dos primeros (n=9).  En los grupos en los que se colocó sólo doble jota o simple jota la evolución clínica fue más lenta y la imagenología evidencio la no regresión completa de la dilatación (ligera o moderada), en dos pacientes con DJ y en uno con SJ fue necesario la conversión a catéter interno externo por la persistencia de signos de infección asociados a dilatación. En los grupos que tenían interno-externo o combinación de este con DJ o SJ, la evolución clínica e imagenológica fue rápidamente satisfactoria con desaparición total de la
dilatación. En tres casos con interno externo fue necesario conversión a doble jota.
Conclusión:
1.  Los resultados obtenidos en esta casuística sugieren que la combinación de Interno-externo con doble o simple jota demostró ser la más eficaz para garantizar los dos objetivos necesarios en estos casos.