Empleo del esfínter urinario artificial ZSI 375 en la incontinencia urinaria masculina

Isis Emérita Pedro Silva, Raul Escudero, Lenin Moreno

Texto completo:

PDF HTML
Imagen de portada

Resumen

Introducción: La incontinencia urinaria se define como la condición en que de forma involuntaria se escapa orina de la vejiga a través de la uretra. En el hombre las principales causas de incontinencia urinaria son: la hiperactividad vesical, los trastornos neurológicos traumáticos o degenerativos y la insuficiencia esfínteriana iatrogénica. En el caso del hombre, los dos cuadros más clásicos corresponden a una incontinencia de causa vesical y una incontinencia de causa esfínteriana. Cuba adquiere, por primera vez, el esfínter modelo ZSI 375 PF para dar solución a la incontinencia urinaria masculina, la cual afecta a un número no determinado de pacientes que no encontraban respuesta a su dolencia.
Objetivos: Evaluar los resultados del implante y las complicaciones del esfínter urinario artificial ZSI 375 PF en relación con la incontinencia urinaria masculina secundaria, a una prostatectomía radical, resección transuretral de próstata, uretrotomía interna endoscópica y lesiones medulares.
Métodos: Estudio longitudinal y prospectivo, no randomizado, desde diciembre 2016 hasta mayo 2018.
Resultados: Se implantaron un total de 17 esfínteres a 16 pacientes con edad promedio de 68,12 (entre 52 y 81 años). De ellos, 13/16 pacientes (81,25 %) tenían un grado de incontinencia grave, el resto, 3/16 pacientes, fue moderado (18,75 %). Posterior al implante, 14/16 pacientes (87,5 %) están continentes y 2/16 pacientes permanecen con incontinencia (12,5 %). Al clasificar el grado de continencia posterior al implante se obtuvo como resultado: 6/16pacientes (37,5 %) con continencia total, 6/16 pacientes (37,5 %) con continencia social, 2/16 pacientes (12,5 %) con continencia moderada y 2/16 pacientes (12,5 %) con incontinencia grave.
El grado de tolerancia y satisfacción del paciente fue evaluado por medio del cuestionario internacional de incontinencia y de acuerdo a lo referido por cada individuo a la hora de puntualizar su tolerancia al dispositivo durante la consulta. La principal etiología que ocasionó la incontinencia urinaria fue la prostatectomía radical 6/16 (37,5 %) seguida por la resección transuretral prostática y prostatectomía retropúbica 3/16 (18,75 % cada una respectivamente). No se reportaron complicaciones transoperatorias, sin embargo existieron 3/16 postoperatorias (18,75 %) 2 de ellas (12,5 %) relacionadas con infección escrotal, siendo una de estas reintervenida a los 6 meses para recolocación de un nuevo dispositivo. La tercera complicación post-operatoria (6,25 %) estuvo en relación con una erosión uretral más absceso perineal a quien también se decidió hacer el retiro del dispositivo. Fue reintervenido un paciente (6.25 %) para calibrar la presión de la bomba de control para mejorar su grado de continencia.
Conclusiones: El estudio demostró que la implantación del esfínter urinario artificial modelo ZSI 375, obtuvo atractivas tasas de éxitos y un alto valor para la mejoría o resolución de esta patología, a su vez por su baja complejidad al momento de su implantación y pequeña tasa de complicaciones podemos considerarlo como tratamiento de elección. También se tuvo en cuenta que a pesar de la existencia de complicaciones, no fue razón absoluta para realizar una nueva implantación siempre y cuando se contemple el tiempo necesario.


Palabras clave

Esfínter urinario artificial; incontinencia urinaria.




Copyright (c) 2019 Revista Cubana de Urología

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.